Electrocardiograma en el deporte

El deporte es un factor de prevención de riesgo cardíaco, pero puede suponer ciertos peligros si no existe una correcta preparación previa. Antes incluso que el entrenamiento suave es importante que el deportista se ponga en manos médicas para detectar posibles irregularidades en su corazón, para lo cual el electrocardiograma es un procedimiento más que recomendable.
El electrocardiograma es una prueba médica no dolorosa que mide el ritmo y el funcionamiento del corazón tras analizar la actividad eléctrica cardíaca. Esta actividad eléctrica es la causante de su latido, y son unos electrodos los que registran su ritmo tras adherirse a la piel de la parte anterior del pecho y los brazos y las piernas.
Estos impulsos se graban sobre un papel milimetrado en formas líneas o curvas, que significan la contracción o la relajación de aurículas y ventrículos. Este resultado que se plasma en papel es el llamado cardiograma, y gracias a él se detectan funcionamientos irregulares del corazón.

"Esta prueba médica aporta en tras apenas dos o tres minutos de análisis unos resultados muy valiosos para una práctica deportiva saludable."

Las cardiopatías o imperfecciones cardiovasculares no siempre presentan síntomas fácilmente reconocibles, así que el electrocardiograma es especialmente útil para detectar problemas no identificados. Una vez localizados, el especialista médico evalúa a qué nivel deportivo se puede ejercitar el paciente. Según la gravedad del caso se puede recomendar la retirada de un deporte de alto nivel, una reducción de la intensidad o, incluso, seguir al mismo ritmo si no son afecciones de consideración.
El electrocardiograma es conveniente en todas las franjas de edad del deportista. Se recomienda especialmente a partir de los 35 años, edad en la que el corazón suele estar sometido a hábitos de vida poco saludables y a factores de riesgo cardíaco. Asimismo, los jóvenes que practican deporte también deben someterse a un ‘electro’ para identificar posibles cardiopatías congénitas no detectadas previamente o cualquier tipo de incidencia cardíaca que les pueda afectar tanto a su rendimiento como a su salud.

¿Cuándo hacerse un electrocardiograma?

  • Prevención: antes incluso antes de detectar alteraciones en el funcionamiento del corazón.
  • Arritmias: en caso de taquicardias o bradicardias durante la actividad deportiva.
  • Dolores: situaciones de dolencias en el pecho o el tórax.
  • Recomendación: consejo médico en caso de indicios de irregularidad cardíaca.
SUBIR