Prueba de esfuerzo

Una de las principales recomendaciones que se le pueden hacer a un deportista para cuidar de su salud es la de pasar por una prueba de esfuerzo. Una prueba de esfuerzo, también conocida como ergometría, es un procedimiento sencillo para detectar las capacidades físicas de una persona y conocer a qué clase de ejercicio físico, y en qué intensidad, se puede someter de acuerdo con su estado de salud general y cardíaca.
Estas evaluaciones se llevan a cabo en centros médicos especializados, en los que un técnico dispone diez electrodos sobre el pecho del paciente y los conecta a un monitor de electrocardiograma. Esta pantalla indica la actividad eléctrica del corazón durante el examen y evalúa cómo se adapta a la prueba de esfuerzo.
Antes de iniciar las pruebas activas se realizan sendos electrocardiogramas, uno con el paciente tumbado y otro ya de pie. De esta manera se registra la actividad normal del corazón para luego contrastarla tanto con su reacción ante el ejercicio como después del esfuerzo.
El deportista tiene que caminar en una cinta o pedaleará en una bicicleta está tica a distintos ritmos, ya que cada tres minutos se eleva la exigencia en forma de mayor velocidad, resistencia o inclinación. Entretanto, el electrocardiograma plasma cómo se adapta el funcionamiento cardíaco a estos cambios y mide la presión arterial.

"Esta supervisión dura unos 60 minutos entre todos los procesos y arroja unos datos significativos para que quien la realiza sepa a qué niveles físicos puede someter a su organismo."

La ergometría finaliza o bien cuando quien la realiza se cansa y ya no puede más o bien cuando el médico lo considera oportuno. En este caso, se puede deber a que el deportista alcanza la frecuencia cardíaca deseada, señal positiva, o a aspectos negativos como irregularidades en la presión cardíaca, dolores torácicos o fallos en la oxigenación del corazón.
La prueba de esfuerzo también registra las constantes unos minutos después del ejercicio, cuando la frecuencia cardíaca es ya normal, para comprobar cómo es la adaptación del usuario al reposo tras el deporte. Esta supervisión dura unos 60 minutos entre todos los procesos y arroja unos datos significativos para que quien la realiza sepa a qué niveles físicos puede someter a su organismo.

¿Qué resultados ofrece una prueba de esfuerzo?

  • Nivel máximo de oxígeno:

    Este dato indica qué cantidad de oxígeno puede procesar el organismo como máximo. La resistencia al deporte aumenta cuanto mayor es este registro.
  • Frecuencia cardíaca máxima:

    Se trata del límite de latidos que puede alcanzar el corazón por minuto. Esta escala ayuda a medir los ritmos de entrenamiento y ver cómo se adapta el organismo a la evolución del esfuerzo. Una forma menos precisa pero indicativa es restar la edad del deportista a 220 (FCM = 220 – edad).
  • Umbral aeróbico:

    Es el baremo de pulsaciones que se debe entrenar para mejorar la resistencia, ya que es el metabolismo aeróbico del cuerpo quien suministra energía. Este umbral señala en qué cifras hay que moverse.
  • Umbral anaeróbico:

    El paso del metabolismo aeróbico al anaeróbico se traduce en fatiga y ácido láctico. Esta información es útil para quienes trabajan su velocidad máxima y picos de rendimiento explosivo.
Please fill all widget/element settings!

Antes de hacer una prueba de esfuerzo

Una prueba de esfuerzo no es especialmente exigente, pero requiere ciertas preparaciones, sigue estos consejos para realizar una prueba de esfuerzo con resultados óptimos.
El profesional médico que vaya a responsabilizarse de la prueba también podría solicitar un historial sanitario para conocer si hay alguna medicación que el deportista deba hacerle

Llevar ropa adecuada

En primer lugar es necesario ir a la prueba llevando ropa cómoda y apropiada para el deporte, así como calzado adecuado para correr o ejercitarse.

Alimentación

Se recomienda no hacer la prueba de esfuerzo, ni tras comidas copiosas ni tras un periodo de ayunas, dado que podrían sufrirse bajadas de azúcares.

Hidratación previa

El consumo de bebidas alcohólicas y de bebidas con cafeína, incluso refrescos que indican no tener cafeína, está totalmente contraindicado en las horas previas a la ergometría

Ejercicio previo

Para que los resultados se obtengan con un estado cardíaco y físico totalmente neutro, tampoco se aconseja realizar deporte en las 12 horas anteriores al examen.

SUBIR