Reconocimiento médico

La multitud de beneficios que tiene el deporte para nuestra salud son innegables. Pero para realizar ejercicio de manera continuada y segura es necesario realizar una valoración previa del estado de salud para prevenir los posibles riesgos deportivos derivados de la práctica deportiva.
Un reconocimiento médico previo a la práctica deportiva permite confirmar en qué estado se encuentra nuestra capacidad física y permitirá poner en evidencia cualquier irregularidad en la salud de nuestro cuerpo.

"Un reconocimiento médico disminuye el riesgo de padecer un accidente cardiovascular."

Todos los deportistas de alto nivel pasan por un reconocimiento médico de manera obligatoria, pero también debería ser obligatorio para aficionados al deporte, especialmente a los que se ejercitan con un alto nivel de exigencia (con un alto volumen de entrenamiento).
Tanto si eres deportista aficionado como si tienes previsto empezar a entrenar, consulta a tu médico para hacerte un reconocimiento médico y... ¡haz ejercicio de manera cardiosaludable!

¿En qué consiste un reconocimiento médico?

  • Revisión de la historia médica del paciente en busca de factores determinantes como asma, diabetes o complicaciones derivadas de hábitos no saludables.
  • Exploración física: medición del peso, la talla y otros parámetros.
  • Exploración cardiovascular mediante una auscultación cardiaca, una toma de tensión, un electrocardiograma y una prueba de esfuerzo o ergometría.
  • Análisis de sangre y orina que permitan descartar alteraciones que no se puedan encontrar mediante las anteriores exploraciones.
SUBIR